Calle Gandía

3 meses

100 m2

Barrio Salamanca

1,5meses

75

La reforma de este proyecto estaba orientada a conseguir la transformación de un dúplex ubicado en Arroyomolinos, Madrid. El objetivo principal de la reforma era conseguir mayor amplitud,  luminosidad y conexión entre las diferentes estancias de la casa, sin crear un espacio completamente abierto.

En cuanto a la estructura de este proyecto,  en la planta baja se demolió tabiquería para crear espacios abiertos. 

En primer lugar,  se tiró parte del tabique que conectaba la entrada con el salón, se dejó medio tabique y se colocó cristalera en la parte superior.

En segundo lugar, se tapió la puerta de la cocina, y se demolió parte del tabique que conectaba la cocina y el salón. Se dejó un fijo de cristalera, una puerta de cristal y medio tabique.

En la cocina, se quitó todo el suelo incluyendo la capa de cemento, se niveló y se colocó suelo cerámico. Por otro lado, se alicataron las paredes del frontal de la cocina. 

Para conectar la zona de la lavandería con la cocina, se continuó con el mismo solado y se colocó una puerta acristalada. Además, en esta estancia, se realizó una barra de madera a medida que continúa en la cocina a modo de barra.

Tanto la barra de la lavandería y la cocina como las cristaleras, han sido realizadas a medida por Loema.

Continuando con la segunda planta, se mantuvo el suelo de parquet,  tan solo se acuchilló y se barnizó. Por otro lado y para dar un aire renovado al suelo, se retiró el rodapié que había y se colocó uno nuevo de color  blanco.

Se llevó a cabo la reforma completa de los dos baños. En ambos, se realizó un nuevo solado y un nuevo alicatado, así como la fontanería, la electricidad y la colocación del nuevo mobiliario. Sólo permanecen la bañera del baño principal y la ducha del baño de los niños.

El mueble del baño de los niños, también ha sido realizado a medida por Loema.

También se llevó a cabo la reforma completa del aseo de la planta baja. 

Por último y como trabajos generales realizados en toda la vivienda, se han cambiado las puertas por unas lacadas en blanco. En las paredes, se quitó el gotelé y se pintó toda la casa y se realizó una nueva distribución de la electricidad en el salón y en la cocina.