Reformar tu casa, al menos una vez en la vida, es muy necesario. Y no solo por poder darle un nuevo aire a tu vida, sino también para conseguir un mayor ahorro energético. Y es que indudablemente una reforma te puede permitir conseguir que tu casa sea mucho más eficiente, lo que se traduce en una reducción del coste de las facturas de la luz. En este artículo te contamos todo lo que necesitas saber sobre las reformas y cómo conseguir ahorrar energía.

 

Lo primero es lo primero: las facturas

 

Antes de ponerte manos a la obra con la reforma, mucho antes que eso, si lo que verdaderamente buscas es ahorrar energía, es revisar las facturas energéticas. Y en caso de que te des cuenta de que estás pagando de más, de que los precios son demasiado altos, entonces es momento de contratar el gas natural y la electricidad con otra compañía. Para encontrar las mejores tarifas de luz y de gas natural basta con echar un vistazo a las páginas webs de las principales comercializadoras o bien contratar dichas energías a través de un comparador energético.

 

En el caso de que tu vivienda sea de nueva construcción, antes de escoger una tarifa tendrás que dar de alta el gas y la electricidad. Tanto dar de alta el gas natural como la electricidad es un trámite obligatorio para poder disfrutar del suministro energético. Por supuesto, no es un trámite gratuito, tiene un coste; no obstante, dar de alta el gas natural y la electricidad en Naturgy cuesta lo mismo que en Endesa ya que los precios están regulados y no los impone la comercializadora.

 

¿Qué te puede ayudar a mejorar el ahorro energético?

 

Tener las mejores tarifas es un gran paso para reducir el precio que pagas por la factura energética. Una vez que las tengas contratadas, es hora de ponerse manos a la obra y comenzar tu reforma. ¿Qué es lo que puedes hacer? A continuación, te mostramos algunas ideas que pueden ser de tu interés:

 

  • Por las paredes y las ventanas se puede perder mucha energía. Por eso es tan importante conseguir que tengan un aislamiento eficaz, que permita que no se pierda la calefacción durante el invierno y mantenga la casa fresca en verano. El sistema SATE es uno de los más habituales para utilizar en estos casos. Existen otros, como el corcho proyectado, que no es tan habitual, pero es una elección muy interesante.
  • Opta en tu cocina por la inducción ya que es más eficiente y muy fácil de usar.
  • Para ahorrar grandes cantidades de agua y espacio en el baño, puedes quitar tu bañera y poner un plato de ducha.
  • Recuerda cambiar todas tus bombillas por unas nuevas LED, que son de bajo consumo y no calientan. Si necesitas saber más información sobre ellas, te recomendamos encarecidamente la lectura de este artículo.
  • Los colores claros, son perfectos en zonas más calurosas para repeler el calor.

 

Ahora que tienes todo claro, no dudes en comenzar tu reforma cuanto antes y siempre de la mano de los mejores profesionales.

 

Si te ha gustado este post sobre cómo conseguir un mayor ahorro energético y te estás planteando realizar una reforma en tu casa, te interesará leer nuestros consejos: 5 pasos a realizar antes de una reforma.

¡Suscríbete a nuestra newsletter!

¡Suscríbete a nuestra newsletter!

Si te ha gustado este artículo, te encantarán nuestras newsletter con contenido premium solo para ti ;)

¡Gracias por suscribirte a nuestra newsletter!